lunes, 27 de abril de 2015

RESISTIRÉ....


Hoy hemos vuelto otra vez al trabajo.
Continuamos en la misma línea, como suelo decir yo "" sin novedad en el frente "",continuamos en ese domicilio que quedaron anclados en la época de María Castaña; esa época en la que una mujer solamente sirve para hacer: las tareas del hogar, la comida y poco más.
¿Como una mujer es capaz de afeitar a un hombre?, ¿como una mujer es capaz de hacer curas y sacar adelante a un enfermo?, ¿como una mujer es capaz de levantar a un hombre sin necesitar ayuda?...no puede ser.
Ahh ¡¡¡ pero cuando insinúas que tienen que tener cuidado con la sal,con cierta alimentación, a eso no le hacen caso, ya que, toda su vida llevan haciendo de una manera y siempre les fue bien y al día de hoy no va venir ningún médico a decir como tienen que hacer.Ellos saben perfectamente como tienen que hacer y como tienen que actuar.
Si la mujer del domicilio,ingresa de gravedad en el hospital, todo ello causado a que un trombo de sangre descontroló los niveles de: tensión, azúcar, fiebre alta; en definitiva,como dijo el médico ""está más allá que acá, haber si se consigue sacarla adelante""; todo eso es a consecuencia de que ""entró el demonio en casa y ahora estamos perdidos"".Estuvo casi dos meses ingresada, cuando llevaba tiempo avisando de que la cosa no iba bien, que si mareos, que si fiebre alta, que si me caigo.Todo ello, sin decir nada, mutismo absoluto, para que nadie se entere.
A día de hoy, continuamos en la misma línea,a escondidas tomamos sal y como lo que me da la gana.Como dicen en ese domicilio,"" tienes que comer de todo, ya estas bien "".Todo esto por un lado.
Por el otro, tenemos al que está en cama, sigue también en su línea para no variar.
La actitud es de terquedad, tozuded.Todo es llevar la contraria,como dice el ""no admite que le impongan lo que tiene que hacer "".
Cada vez, que le dices que se deje ir, que te ayude para poder moverlo bien en la cama, lo que obtienes es negación a colaborar,por lo tanto, hace mucha más fuerza y así cada vez, es más complicado moverlo y la consecuencia es que suelen aparecer llagas en las zonas del cuerpo que entran en contacto al manipularlo con el colchón.
El hijo de la señora, está a la espera de una operación nada grave, tal es así, que el cirujano le dijo:"" que podría hacer vida normal hasta el día de la operación"".
Y por último, tenemos a otro señor ( el esposo de la señora) que todo el peso de la casa cae sobre el.Ya no puede más, cualquier día el es el siguiente a enfermar.Como suele decir el "" como la máquina falle, se va todo al garete "".
Un señor de 82 años, que el ver a su esposa mal le afectó un montón.Que conduce, pero apenas ve, por no decir que tampoco escucha; ya que, tiene audífonos en los dos oídos; sufre últimamente de algún que otro mareo y los años que lleva a las espaldas comienzan a pesar, aunque el quiera resistirse, y pensar que toda vía es aquel joven que no le tenía miedo a nada.
Pasan los días y poco a poco, comienza a volver la normalidad, la tranquilidad a esa familia que últimamente el color que veían era el negro.Por fin, comienza a haber algo de luz en esa casa.
Espero que  esta nueva entrada sea de vuestro agrado.
Os deseo un buen comienzo de semana.
Un abrazo grandote para tod@s.



No hay comentarios:

Publicar un comentario